La Reserva Nacional de Caza es una figura de protección medioambiental. Se trata de una serie de zonas geográficamente delimitadas y sujetas a un régimen cinegético especial, establecidas por Ley con la finalidad de promover, fomentar, conservar y proteger determinadas especies, subordinando a esta finalidad el posible aprovechamiento de su caza.

La Reserva Nacional de Caza Saja está situada en el tercio occidental de la Comunidad Autónoma de Cantabria en una región que abarca desde el Río Besaya hasta los Picos de Europa, y desde el límite con Palencia hasta la sierra del Escudo de Cabuérniga.

Esta reserva comprende un área de más de 180.000 hectáreas la mayor parte de las cuales corresponde a Monte de Utilidad Pública (124.371 ha) y cubre más de un tercio de la Comunidad Autónoma Cántabra.

Mantiene un elevado grado de conservación que ha llevado a proteger más específicamente una amplia extensión de su territorio, así encontramos: los Lugares de Importancia Comunitaria de río Deva, río Saja, río Nansa, Sierra del Escudo de Cabuérniga, Valles altos del Nansa y Saja y Alto Campoo, río Camesa; cuatro ZEPA, el Parque Natural de Saja-Besaya y parte del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Dentro de la reserva, está regulada la caza de un buen número de especies entre las que se encuentran el venado, rebeco y corzo en la modalidad de rececho y jabalí, becada y liebre en la caza de montería. También se realizan esporádicamente batidas de lobo.

Este espacio proporciona una gran riqueza faunística, con un manejo especial de las poblaciones salvajes para su perpetuación y mejora.