Para el menú viajero de hoy, seguimos el curso del río Saja hacia el municipio de Mazcuerras. Tras pasar la Hoz de Santa Lucía -ese gran corte que el Saja ha ido excavando para ir en busca de la mar- hace que dejemos atrás el Valle de Cabuérniga y para llegar a nuestro destino de hoy: el pueblo de Cos.

A primera hora, pondremos las botas, cogeremos bastones y comenzaremos con nuestra ruta de senderismo: la Ruta de Cos. Es una ruta circular, de un poco más de 7 kilómetros, que es recomendada para andarines. La distancia no es mucha pero la primera subida es pronunciada (cosa que luego tendrá recompensa). Bien, partimos desde Cos para dirigirnos, por el carril de peatones, hacia la Venta de Santa Lucía. Este edificio albergó una antigua venta que conserva elementos de las casas montañesas como el amplio soportal y la solana (ver apartado Arquitectura Rural). Tomamos el camino que va a la izquierda del edificio, continuamos un poco y en la primera bifurcación giramos a la derecha, comenzando el ascenso hacia lo que se conoce como el “Palo de Cos”. Una vez arriba tendremos la recompensa: una vista panorámica del municipio de Mazcuerras y del vecino municipio de Cabezón de la Sal. Podemos apreciar cómo el río Saja, a su paso ha ido formando una gran vega, una zona llana y muy fértil, que fue elegida por el hombre para asentar los pueblos que encontramos hoy en día.  Si nos fijamos en las distintas poblaciones, casi siempre respetan la distancia con el río ya que son zonas inundables. La excepción eran los molinos, como luego se verá en Cos. Desde la Edad Media los molinos funcionaban en Cantabria, pero es en el siglo XVIII cuando comienza a crecer su número. La razón es el maíz; llega de América y encuentra una tierra excelente en nuestra región. Para moler su grano, hacían falta molinos. Más tarde alguno de estos edificios fueron usados como fábricas de luz. Mediante un canal, se desviaba el agua del río Saja, desde Santa Lucía hasta Villanueva de la Peña, dando servicio esta agua a varios molinos a su paso. Volviendo a nuestra ruta, una vez que hemos alcanzado la máxima altura, nos queda hacer la bajada por una pista hasta el pueblo de Cos.

Tras el paseo recomendamos hacer la visita autoguiada por Cos. Haremos un viaje en el tiempo, desde el medievo hasta el siglo XX. Veremos la evolución de las casas llanas medievales y casas pajareta a las casonas y palacios barrocos. Esta arquitectura rural culta y viva que se ha adaptado al entorno y donde repobladores, caminantes e indianos han ido dando forma al pueblo según sus necesidades.

Al llegar la hora gastronómica, recomendar además de los consabidos platos de cuchara como cocido montañés o alubias, probar alguno de los productos que resultan de la matanza del cerdo como por ejemplo los boronos. Son una especie de morcilla pero sin arroz y con harina de maíz. Se sirve frito y se puede acompañar con unos huevos con patatas.

Por la tarde nos podemos acercar hasta Mazcuerras, que aunque es nuestro Menú Viajero 7, está muy cerca de Cos y ofrece también varias posibilidades. Por ejemplo, podemos llegar hasta la zona llamada «El Bosque», a orillas del Saja y dar un paseo por su margen hasta Villanueva de la Peña. Es muy sencilla, apta para familias con niños. La única precaución que hay que tomar es saber si ha llovido días anteriores, por si alguna zona se ve anegada por el río.

¿Nos pedimos este menú?

 

RUTA DE COS
VISITA AUTOGUIADA POR COS
RUTA VILLANUEVA DE LA PEÑA – COS DÓNDE COMER